7º en el Duatlón de Banyeres 70.0, primera prueba puntuable NDS2012-226ERS

No las tenía todas conmigo, pero no me puedo quejar.

No competía desde el Ironman de Hawaii, en octubre. Desde esa fecha he arrastrado una lesión hasta mitad de enero, por lo que los volúmenes e intensidades a pié no han sido los adecuados para poder competir fuerte. Por este motivo no he podido hacer ninguna media maratón, pruebas en las que vas cogiendo ritmos de carrera fuertes y sensaciones de velocidad.Por todo esto desconfiaba de mi rendimiento, pero había que estar. Una prueba de Ximo Rubert y además por mi zona no podía dejarla pasar.

Con Ximo, Josera y la gente de Banyeres alguna sorpresa escondería la prueba, así lo esperaba y así fue. La carrera a pié se anunciaba fuerte, pero la realidad, como con las pelis, supero a la ficción.

Los primeros 13km a piés fueron muy duros. Los mejores corredores salieron disparados desde el inicio, yo opté por una estrategia más conservadora y les dejé hacer. El circuito discurría por unas cuestas muy empinadas urbanas durante los primeros kms, luego por pistas, tb hacia arria, luego por trialeras, para posteriormente entrar en pista ya hacia abajo y volver al asfalto bajando. Así dos vueltas para completar los 13 kms.

Entré en boxes en el puesto 24, pero ahora empezaba la fiesta. Había logrado despegarme un poco de Juan, gran ciclista que ha mejorado considerablemente la carrera a pié (1h18´en Sta Pola), y Moi no estaba muy lejos por delante.

En la bici iba a ir a todo lo que pudiera, tenía que estar a la altura de mi nueva Argon18-118. Ya en el primer puerto había pasado a unos 8 duatletas. Un gel de 100kcal. La bajada no se me dió tan bien como de costumbre, la Argon es bastante radical y no permite florituras bajando. Para el segundo puerto ya había alcanzado a varios corredores más y me situaba en la posición 12 aprox. Otro gel de 100kcal. De ahí a meta era casi todo llano picando para arriba y la Argón y yo ahí nos sentimos como peces en el agua. Imprimí toda la potencia que pude y seguí pasando a triatletas hasta Banyeres. Justo antes de la entrada del pueblo pasé a Ramón García, una buena referencia en bici y gran amigo. Si le había cazado tenía que haber ido muy rápido, buena señal. Tomé en la bici 500ml de 226ERS Energy, además de los 2 geles de 100kcal cada uno.

En la entrada de Banyeres me confundí de dirección (todo bien señalizado, pero yo tenía demasiadas ganas de llegar). Me tocó dar media vuelta y ahí me pasa Ramón. En las durísimas rampas de llegada a la T2 pasamos a otro duatleta (Paquito, grandísimo corredor) y entramos a boxes en fila, yo en 8ª posición.

Empezamos el ultimo sector, el calvario de los 6,5km a pié restantes. Iba a ser duro, pero tenía claro, por la dureza de los sectores anteriores que eso iba a ser así para todos. Llevaba a Ramón “a tiro”, pero por detrás venía Paquito echando humo y sabía que me pasaría. Me conformaba con quedar en el “Top Ten”, llevaba los biceps femorales pidiendo tregua, en general no estaba para muchas alegrias aunque mantenía un ritmo constante. Me pasó Paquito, y más adelante pasé a Ramón, que tendría que parar a estirar. Ramón, se vino conmigo (buena compañía). Teníamos otro duatleta a la vista y por detrás no se veía a nadie. Recordé mi última lectura “Nacidos para correr” y empecé a aplicar los conocimientos que esa “Biblia del Running” me ha transmitido. Ser feliz corriendo, correr con la gente que aprecias, ……sentirse ligero, moverse con rapidez, Caballo Blanco, Arnulfo (leer ese libro POR DIOS!!!)…. Bueno, alcanzamos al otro corredor. Me sentía genial, los calambres habían pasado y ya podía correr suelto, hasta la meta y más allá. Cuanto más kms llevaba mejor me estaba encontrando.

Crucé la meta en séptimo lugar registrando el tercer mejor parcial en bici y el octavo mejor parcial de la segunda carrera a pié. Para mi todo un éxito.

Para los detallistas. Tomé un gel de unas 100kcal 5´antes de salir. En carrera 500ml de 226ERS y 2 geles de 100kcal cada uno. En total unas 400kcal en total durante la prueba. Mi gasto calórico rondó con facilidad las 3000kcal.

Tengo que dar la enhorabuena a Ximo, Juanra, Fernando, el resto de gente de Elche y de Banyeres por la pasada de prueba que han organizado.
También agradecer a mi nuevo equipo, TRIALCOY, fundamentalmente a Nando por la confianza ciega que ha depositado en mi desde el principio, y como no al resto de patrocinadores y colaboradores. Ciclos Boyer, porque con la ARGON18-E118 he podido volar en Banyeres. Jordi Reig, que me ha devuelto una buena carrera “reparando” por completo mi tendón de Aquiles. 226ERS, por permitirme testear nuevos productos y aportar mis conocimientos y experiencias a sus productos. Y como no a Pilar por estar siempre a mi lado y ser como es.

PD: Fijaros como busca el contacto con el suelo el pié del indio tarahumara. Que pasada, no? Se parece mi zancada a la suya…. OJALÁ!

A %d blogueros les gusta esto: