Rompiendo unos cuantos mitos!

Después de recibir múltiples mensajes y comentarios a través de facebook y email, parece que la mayoría de la gente no se cree que no es necesario tomar cereales (pasta, arroz, pan, pizza,…) para poder obtener un buen rendimiento deportivo. Todo el mundo, muchos, piensan que es necesario atiborrarse de pasta o arroz para afrontar pruebas de larga distancia con éxito, pero se equivocan.

No voy a explicar como se debe hacer, ya lo diré más adelante. Tan sólo quiero que sepáis todo lo que comí el día anterior al 1/2 IM de Valencia, Triatlón de Valencia de Media Distancia en el que obtuve el 13 lugar en ELITE nacional, corriendo el último de los sectores, la media maratón, donde debía estar totalmente vacío por no “incharme” a comer pasta, en 1h20´, a 3´48″ km de media, según mi gps.
Desayuno sábado:

– 1gr de vitamina C.

– Una naranja.

– Dos rebanadas de pan tostado, 2x20gr en total con aceite de oliva virgen extra. Pesarlo y veréis de que hablo.

– Tortilla de 3 claras (de las botellitas de 9 claras que venden en Mercadona).

– Dos lonchas de embutido de pavo sin grasa.

– Café con leche sin lactosa, con sacarina, 2 cucharaditas de semillas de Chía y 2 chucaradas soperas de levadura de cerveza.

– 2 nueces.

Media mañana sábado:

– Una manzana después de los 50´ de rodillo.

Mediodía sábado:

– Salmón a la naranja: 700g de salmón + 1 naranja + un poco de Pedro Ximénez. (2 platos como el de la foto)

– Ensalada (espinacas, lombarda, champiñones, tomate, remolacha, queso feta, limón, módena y aceite).

– Yogur natural sin lactosa con fresas, semillas de Chia, levadura de cerveza y  crema de almendras con fructosa.

– Para beber una cerveza y, después del postre, café descafeinado con leche sin lactosa (y una pequeña onza de choco negro al 70% sin azúcar…. pero negaré haberlo tomado 😛 )

Merienda sábado:

– Una manzana
– Ensalada variada“Última cena” antes de la competición, sábado. No hice fotos, se me fue la pinza. Cenamos en un bar ya en Valencia

– Una tapa de bravas (aparté, como pude, el All i Oli para no hacer una digestión excesivamente pesada)

– Entrecot de ternera poco hecho espectacular, con verduras como guarnición.

– Una cuajada con miel (tampoco me pude contener, sorry)

– Para beber 2 o 3 cervezas (eran muy pequeñas!) y una cortado descafeinado con sacarina con el postre.

Desayuno antes de la competición, domingo:

– 1gr de vitamina C.

– Una naranja.

– Tres rebanadas de pan sin tostar (si se te pasa puede ser indigesto), 3x20gr en total con aceite de oliva virgen extra.

– Tres lonchas de embutido de pavo sin grasa.

– Unas lonchitas de Jamón serrano pata negra (aún dura el de Navidad).

– Café con leche sin lactosa, con sacarina, 2 cucharaditas de semillas de Chía y 2 chucaradas soperas de levadura de cerveza.

A jugar! Eso es todo lo que tomé el día de antes y en el desayuno previo a la prueba. Desde el desayuno hasta que dieron la salida solo bebí agua.

El primer gel me lo tomé en la bici a los 10´ de haber comenzado ese segmento. Puedo asegurar, y creo que mis tiempos lo avalan, que no me faltó energía durante ningún momento de la prueba. Está claro que esta dieta requiere de adaptación y que, de normal, requiere de imaginación en los fogones, así como de habilidad a la hora de hacer la compra, pero funciona y muy bien. Quien se pregunte de donde saqué a energía, pues de todos los alimentos, todos aportan calorías. Los hidratos de carbono del poco pan que como, de la fruta, de la verdura, de la tapa de patatas, de la leche sin lactosa, de la cucharada de crema de almendras…Salí a competir en mi peso, y no 2kg por encima como le pasa a mucha gente que aplica una mal entendida carga de hidratos.

PD: Por si las moscas explico resumidamente la carga de hidratos previa a la competición, dieta que personalmente no aplico como ha quedado explicado arriba. Esta no tiene que ver con hincharse a comer todos los hidratos de carbono del mundo, sino modificar los porcentajes o proporciones del nuestra comida, incrementando el porcentaje de HC y reduciendo el de proteínas. Esta variación de la proporción se supone que se debe realizar desde 2 o 3 días antes de la competición. LAS CALORÍAS TOTALES A INGERIR DEBEN ADECUARSE A NUESTRO GASTO ENERGÉTICO aprox. ya que si incrementamos las calorías saldremos a competir como un zepelín embutido dentro de nuestro “traje de luces”. Es una sensación muy desagradable notarse pesado en competición. Si le está pasando a alguien que aplica este tipo de dieta pre-competitiva ya sabe cual puede ser el motivo 😉

A %d blogueros les gusta esto: