Yo tampoco puedo desayunar sin pan. Paleo pan

Seguro que algunos de vosotros, sobre todo los que aun no habéis caído en los encantos de la paleo dieta, veis como mayor inconveniente el que el pan no sea un alimento permitido dentro de la misma.
Bien, para mi también lo es, sobre todo por los desayunos, por eso Pilar y yo, bueno Pilar, para que voy a mentir, ha indagado un poco en aquellas “fisuras” de la paleo. No se trata de una escurridiza estrategia que nos permite comer pan, sino que hacemos un pan diferente, un pan que no es exactamente un pan convencional.
La paleo, además de azucares refinados, alimentos procesados, en algunos casos lácteos (según autores), leche de soja,…. no contempla la ingesta de cereales o alimentos que los contengan, ni integrales ni de ningún tipo, no nos perdamos ahora con esto, por diferentes motivos, más que justificados que ahora no me voy a para a explicar.
Hay varios panes que pueden aceptarse dentro de la Paleo, pero, para nosotros, es pan es bastante parecido a un pan convencional, aunque tiene un aroma inunda tanto especial.

Ingredientes:
– Agua 500g
– Harina de trigo Sarraceno (no es un cereal, aunque se llame trigo, es un pseudo cereal) 500g
– Un dado de levadura


Elaboración:

– Mezclamos el agua con la levadura. El agua debe estar caliente (unos 40 grados) para favorecer la mezcla.
– Echamos la harina y mezclamos.
– Obtenida una masa húmeda, vertemos en un recipiente para horno (que sobre recipiente ya que tiene que subir)
– Dejamos reposar 45′ tapada con un trapo humedo, en un lugar con un poco de calor (ventana al sol, radiador,….)
– Metemos en el horno pre-calentado a 195 grados C, durante 45-60´, depende del horno.

A %d blogueros les gusta esto: