MMP 2h40´ en la Maratón de Sevilla, la “porra” queda desierta

La verdad es que, el pasado domingo corriendo durante la maratón por las calles de Sevilla tan solo me venía a la cabeza la cantidad de tiempo que pasé en esa encantadora cuidad y la de cosas que me pasaron. Era un pensamiento que volvía a mi cabeza en cada giro, sobre todo hasta el km 38, luego llego mi pequeño calvario, como no podía ser de otra manera.

Al lío, que me disperso!

santapola-oscarHace unas semanas unos muy buenos amigos, Oscar y Marisa, estuvieron en casa pasando el fin de semana. Hablando de mil historias de trabajo, viajes, deporte y bebés (no por ellos, sino por Violeta), salió el tema del tiempo que pensaba hacer en la maratón. No se porqué no gusta tanto a los 4 hacer “porras”, ya lo hicimos con “como será Violeta” y ahora tocaba mi marca en maratón (la cerveza colabora a realizar este tipo de juegos, para que nos vamos a engañar).

Ya en agosto, cuando cumplido mi objetivo con el 8h51 en Roth, me puse a soñar con resultados y me planteé hacer una maratón para conseguir una buena marca. El tiempo con el que soñaba BAJAR de 2h40´ y así lo plasmé en mi currículo deportivo. Pero pasan los meses, Violeta cada vez solicita más atención, también el trabajo y uno va perdiendo “gas”.

El tema es que, unas semanas antes de esta “porra” hablo con mi entrenador acerca de tiempos de 1/2 maratón y 1/2 maratón en 1/2 IM, de los tiempos de maratón, los de la maratón de IM y la supuesta relación que todos guardan entre ellos. Por lo visto a 3h00 en la maratón de IM le corresponden 2H40´aprox en Maratón, pero a 2h40´en maratón le corresponde 1h15´o menos en media maratón. Aquí planto las orejas, mi mejor media maratón es 1h17´alto este mismo año y ni en sueños puedo llegar a 1h15´ (sin entrenar específico). Después de esto me comenta que, ” si me aprieto podré hacer 2h46´en la maratón, pero que debo hacer 2h48-50´para no castigarme”.

Alfonso es un crack y confío más en el que en mi sombra, pero ya se equivocó pensando que mi mejor marca en la maratón de IM podría ser 3h15´y que para bajar de 9h en IM no tendría demasiado margen. Lo que si es verdad es que los tiempos que me comenta para Sevilla me generan muchas dudas y, sabiendo que no he realizado numerosos entrenamientos desde que empezó la temporada estas estaban más justificadas.

A raiz de esa conversación o otras cruzadas con algún amigo, pienso que ya estará bien si bajo de 2h45, que he subestimado el esfuerzo que supone un maratón y en la porra, arriesgando, la mejor marca por la que se apuesta es 2h43´:-)

Ya en Sevilla, los dos días previos a la maratón los pasamos de pié en la Feria de la Maratón con Nando, con un frío horroroso y de plantón durante más de 8 horas cada día y sin parar de hablar con corredores, y esto incrementa mis dudas. Pienso hasta que no podré salir a correr o que me tendré que retirar ya que esas condiciones no son las deseables para conseguir la mejor marca en una maratón.

cenaLa noche de antes ceno lo de siempre, algo ligerito (verduras hervidas con atún y huevo duro), para romper con los mitos, un par de cervezas y a dormir.

Nos levantamos Nando y yo, un gran apoyo durante el fin de semana. Pilar y Violeta se quedan dormiditas. Tengo dudas acerca de las zapas a usar y finalmente opto por lo más radical que tengo en el armario (sin contar las FF), unas Flitnik RACING de Nike, unas voladoras de 204g (real) para mis 82-3 kg. El desayuno de siempre (insisto ligero, nada de cazuelas de pasta, ni un bol de cereales o arroz) un mar de tostadas cortadas con “bisturí”, pavo en lonchas, queso fresco, una naranja y un café con leche (de almendras), y salimos para el Estadio Olímpico.

Los días previos he tomado TOTUM para unos niveles “perfectos” de minerales en mi organismo, pero antes de la maratón, 15´antes, me tomo una cápsula 226ERS SALTS-Electrolyte, para eliminar los problemas que pueda tener como consecuencia del consumo de sodio durante la maratón.

Nando me acompaña hasta la linea de salida, ligero ligero, después de soltar todo el lastre posible unos minutos antes. Coincido allí con Moreno, un clásico del triatlón Andaluz y que buscaba bajar de 2h40´(demasiado para mi, pensaba yo).Nos hacemos la foto de rigor, charlamos y nos preparamos.

Abel Antón justo delante de mi en primera línea de una maratón. Martín Fiz un poco más allá. Una pasada ver toda esa avenida por delante, pensar lo rápido que la vamos a correr y lo dura que va ser ese mañana.

Dan la salida y el ritmo, para una maratón, me parece frenético, aunque no siento que me este esforzando demasiado. Vamos a 3’30”-35″, pero rápidamente voy moderando y me instalo en un ritmo que me genera cierto vértigo, 3’45”-48″. Me veo cómodo y apuesto por mi. No he entrenado nada más de dos sesiones de calidad después de la media maratón de Santa Pola, pero me conozco, me siento con fuerza y decido arriesgar. Quiero pasar la media maratón en 1h20′ y, entonces, empezar a rezar para llegar como sea a meta. Los IM y las transiciones de tantos años de tri me han enseñado a correr en modo LOW BATERY a buena velocidad.

A los pocos kilómetros de la salida ya somos un grupo compacto y sólido que rueda entornó a 3’47”. El grupo se mantiene sin bajas y van cayendo los kms. El km 10 lo pasamos por debajo de 38′, todo va sobre ruedas, aunque notó cierta molestia en el bíceps femoral derecho, posiblemente por permanecer de pie durante 2 días en la feria de la maratón.

Cuando se cumple 1h me tomo el primer gel sin cafeina de 226ERS con agua al paso por el avituallamiento. El ritmo se mantiene, el grupo sigue sin bajas y el recorrido me va guiando por Sevilla, recordándome los años de universidad, años en los que conocía la ciudad por sus obras, bares de tapas y discotecas (todos fuimos jóvenes y algunos disfrutamos más que otros ;-))

Se acerca la maratón y los pelos se me van erizando por momentos. Seguimos a 3’47”, sin titubear. Durante algunos momentos, no pocos, me crezco, asumo la cabeza del grupo, pienso que soy triatleta y me tiene que dar el aire en la cara, no quiero que nadie me robe ese placer. En otras ocasiones, tengo que ceder la primera línea, me vienes las dudas y me cobijo.

La media maratón la pasamos en 1h19′ y le comento a otro corredor del grupo: “acabo de firmar mi sentencia de muerte. Hago un marcón, o me recogen en pala”!!! El farol esta hecho, y las cartas sobre la mesa. Me conozco, se que estoy dando todo lo que tengo y asumo el riesgo.

Ahora se que bajo de 2:45′, lo que no sé es cuantos minutos le rascaré a esa marca, pero decido hacer todo lo posible para que sean muchos.

Pasamos por la zona en la que viví todos mis años en Sevilla, cerca del Parque de Maria Luisa y se me ponen los pelos de punta. La edad y mi paternidad me han dejado algo sensible.

grupoSobre la 1:45′ me tomo el segundo gel de 226ERS (otro sin cafeína). Ya estamos cerca del km 30 y las fuerzas empiezan a faltar, aunque el ritmo no baja. Algunas unidades se han “caído” del grupo y cazamos a otros corredores, pero seguimos siendo un grupo sorprendentemente numeroso para el ritmo al que rodamos.

A partir del 30 el grupo se empieza a descomponer. Nos dirigimos desde el sur hacia el centro de Sevilla. Los kilómetros empiezan a pesar, aunque los apoyos con las fliknit siguen siendo buenos.

Cuando miró en el crono 2:15′ me tomo el tercer y último gel. Los he tomado reduciendo el tiempo entre cada uno de ellos a medida que ha avanzado la maratón. Me ha parecido interesante y lógica está estrategia. He esperado 60′ para el primer gel, luego 45′ y finalmente 30′, en respuesta al supuesto estado de mis reservar, inicialmente a tope y cada vez más escasas.

Sin darme cuenta nos hemos metido en plena catedral. El km 36 esta ahí y el grupo se reduce ya a unos 8 corredores y algo estirado. Estamos en pleno centro de Sevilla. Pasamos por calles estrechas que aumentan la sensación de velocidad. Seguimos a 3’47-50″ y ya se hace duro mantenerse.

Salimos del centro dirección a la Cartuja, cruzamos un puente, ahora no recuerdo cual. Dos corredores han incrementado algo el ritmo, voy tercero del grupo y ya apretando mucho los dientes. Estamos en el km 38. De pronto los cordones de la zapa derecha se desatan. Paro rápidamente, me pasan 4 corredores, ni uno más. Me doy cuenta de que ya no hay grupo ni nada. Me incorporo rápidamente y salgo “pitando”.

ONLos apoyos ya no son dinámicos, noto como el pie tiende hacia el interior y la zapa es insuficiente para subsanar esta deficiencia en mi zancada. La decisión de calzarme una zapa tan radical y ligera hasta ese momento no había sido mala, pero a partir de aquí lo iba a notar mucho. Debía haber sido más conservador? Tuve otras zapas esa misma mañana en mis pies, pero decidí jugármela y apostar por la ligereza. Debí haberme calzado las ON Race? Me equivoque? Esto daba vueltas en mi cabeza, como dan vueltas los números necesarios para destripar si llegare en 2:40′, en más o menos tiempo, aunque intuyo, mas que cálculo, que las 2:40 son posibles.

Desde ese momento entro en técnica de carrera IM, y consigo seguir por debajo de 4’/km. Los cuatro corredores que me pasaron al atarme las zapas están a unos metros, los alcanzo, paso en cabeza de grupo y les ánimo a que se vengan conmigo, pero resoplan y alguno lanza “no apretemos, no hay que perder lo que ya tenemos”. Escucho esa frase y no tengo más remedio que apretar. Pienso que sí no tiró y me mantengo ahí se me puede escapar el 2:40 que creo tengo al alcance. Si por ese motivo el crono marcara 2:41 a mi llegada me tiraría de los pelos! Sigo hacia adelante, el grupo de 4 corredores se queda, pero los de delante ya están lejos para cogerlos. Decido que o se me van a ir ni un metro más.

Voy “pidiendo la hora”! Cerca del estadio donde esta la llegada hay diferentes cambios de dirección y cuando parece que te diriges al estadio de repente la direcciones otra que te aleja. Esto me esta minando la moral. Se qué ya no queda más 1’5km pero el cambio de dirección me jode. Tengo que hacer fuerza para pensar que vaya hacia donde vaya, sólo queda poco más de 1km, una distancia ridícula se miré por donde se miré. De nuevo giro y ya directo a la entrada sur del estadio.

cronoSe qué tengo las 2:40′ ahí, pero lo de los 200m de los 42,2 kms de la maratón siempre están a ahí y me pueden aguar la fiesta. Entro al estadio al que tengo que dar 3/4 de vuelta. Avanzo. Quedan 200m y se que de ahí hasta meta tardo menos de 1’30”, estoy en 2:40′ (pienso que es una lástima que o sean 2:39′, yo siempre tan inconformista). Aprieto los dientes más si cabe, salgo de la curva y me gritan. miro hacia la grada y veo a Nando Coderch y Pilar con Violeta en brazos. Se qué no me esperaban tan pronto, yo tampoco, y eso me llena de satisfacción. Cruzo la meta casi caminando con un crono de 2:40’45”!!! Veo a uno de los grandes del Tri, Merchan que ha llegado poco antes que yo y lo saludo cruzando algunas palabras. Busco a Pilar y Nando en la grada. Los dos con las manos en la cabeza…. FANTÁSTICO! He hecho todo lo que he podido, no tenía nada más dentro.

No se porque me viene a la cabeza unas sesiones de entrenamiento en el estadio junto con mi antiguo entrenador Ángel Moreno y la enorme Julia Alba cuando vivía en Sevilla y empezaba con el tri….

clasificacionSaliendo del estadio rumiando que tengo que bajar de 2:40′ que ha sido duro pero lo he hecho sin entrenamiento específico. Que tengo 39 años y he hecho 2:40 y que no estaría mal el año que viene con 40 años hacer 2:39, yo siempre con pájaros en la cabeza mientras salgo del estadio y voy cogiendo plátanos, naranjas, isotónica, cerveza….. Ya fuera me encuentro con mis fans, Nando, Pilar y Violeta, fans hacia los que yo tb me declaro Fan. Todo sonrisas, alegrías y palabras de admiración, abrazos besos…. MOLA!

De ahí hasta que nos fuimos de Sevilla pudimos comer con viejos amigos de Sevilla, conocer a sus retoños, dar un largo paseo por el centro (cosa que le sorprendió que pudiera hacer a Nando después de la maraton), charlar de la vida, tomar unas tapas… Un fabuloso fin de semana en una ciudad preciosa con una compañía inmejorable.
Como podéis ver nadie gano la porra y mi tiempo fue 6′ inferior al mejor tiempo previsto por mi entrenador. A veces se que me pone freno para que sea cauto, pero eso no se hacerlo. Debía haberle hecho casó?

taberna

Me hubiera ahorrado tanto malestar durante estas dos semanas en las que la bajada de defensas me ha tenido enfermo? La respuesta seguramente sea SI, pero esa actitud no va conmigo y, haga lo que haga, sea con “traje de luces” o no, en el trabajo y en otras situaciones tengo que darlo todo, no hay grises.

Disculpar por la demora de la crónica, la tengo escrita desde unos días después de la maratón, pero o me decidía a publicarla, me parecía una crónica y ya esta, pero ahí esta para quien quiera saber más de alguien que ama el deporte.

A %d blogueros les gusta esto: