De qué color es el cristal con el que miras a tu alrededor?

20130327-072230.jpg
“Las cosas son del color del cristal con que se miran” es una frase tan real como la vida misma, aunque a veces me planteo si realmente estamos aquí, si todo esto va en serio o no es más que un sueño. Esto lo dejare para otro día que, como siempre, me desvío.
Últimamente soy más consciente de que muchos de los problemas que nos rodean no son más que cuestiones de actitud hacia ellos o hacia la vida misma. Con cierta frecuencia observo a gente, a veces muy cercana, que me cuenta lo que le pasa como si se fuera a acabar el mundo, como si vivieran dentro de una habitación en la que cada vez va entrando más agua y se mueven enloquecidos de un lado al otro, gritan a los cuatro vientos que se están ahogando. Parece que el aire se les fuera acabando hasta asfixiarles. A veces, mas veces de las que pensamos, la solución la tenemos al alcance de la mano, y es sencilla, ya que el “problema” en cuestión no es un problema. La solución esta tan al alcance que no nos damos cuenta. Parece que el miedo y el nerviosismo nos paraliza y nos vuelve necios. La solución pasa por dejar de gritar, pensar, “CERRAR EL GRIFO”, ese grifo por el que a veces sale demasiada agua, pero que al tiempo necesitamos, y, acto seguido, dependiendo de la gravedad del daño causado, coger el mocho y ponerse a fregar, o directamente, abrir la puerta y dejar que el agua se vaya sola.
Se que la salud, la familia y el trabajo son básicos, incluso importantes por este orden. Que muchas veces hay problemas serios que no se pueden abordar directamente de esta forma, pero en multitud de ocasiones con sólo dejar de gritar, pensar con calma y actuar soluciona un problema o lo elimina como tal. Creo que es un problema de actitud, de pensar que sí hacemos algo es, casi siempre porque queremos, si entrenamos a las 6am o a las 23:00, si sacrificamos un fin de semana o todos, si nos vamos de viaje, si pertenecemos a un club, si entrenamos con gente, incluso si compartimos vida con alguien o tenemos 1,2,3 o 4 hijos es porque queremos o hemos querido, nadie te obliga a nada que no quieras hacer, y si te has sentido obligado y te has dejado llevar, haber cerrado el grifo antes! Si en eso vemos un problema deja de mirarlo con el cristal con el que lo estas mirando, cambia el cristal con que lo miras o aplícate el “palos a gusto no duelen” y deja de gritar, seguro que hay mucha gente con problemas reales y seguro que ellos, pudiendo y teniendo justificación para hacerlo, no gritan, sino que tratan de sobre ponerse y luchar.
Nota: Las imágenes son de José Luis Hourcade, fotógrafo oficial de numerosas pruebas de prestigio a nivel internacional. Os ánimo a que echéis un vistazo en sus galerías de fotos, no tiene desperdicio.

20130327-072332.jpg

A %d blogueros les gusta esto: