De nuevo SUB9. Objetivo NO cumplido

JESUSSANCHEZ-METAHace un año, evaluando CHALLENGE Roth 2012, pensé que podría superar la marca realizada al año siguiente, 2013, pero no ha sido posible.
Poco menos de dos semanas después de que Pilar y yo volviéramos de aquella semana en los alrededores de Rothsee, un hermoso lago cercano a Roth, en la furgo en compañía de Moisés Vidal y Álvaro Velázquez, Pilar daba a luz a Violeta, una preciosa “pelona”, y mi vida, como ya ha ocurrido en otras ocasiones tomaba un nuevo rumbo.
Me parece increíble estar aquí, con Pilar y con Violeta. A veces pienso que es un sueño, que realmente no estoy y esto que ocurre a mi alrededor no es más que un dulce sueño que me muestra una realidad que no me pertenece, que o es real.
Creo de un año a esta parte he llorado más que en toda mi vida. Fue cruzar la meta de Roth 2012 y una cascada de acontecimientos, la mayoría positivos, han ido sucediéndose. Quizá no hayan sido tantos, pero parece que Violeta me ha hipersensibilidado hacia lo positivo, pero disfruto y me emociono por cada uno de ellos como si mañana se fuera a acabar el mundo. No me preguntéis porque, no lo sé.
Dejando estos temas aparte, movido por esa positividad y esa emoción, me planteé competir de nuevo en Roth para poder mejorar mi marca. En 2012 soplo mucho viento sobre la bici en la segunda parte del recorrido y sólo con la ausencia del viento lo veía posible.
20130702-221430.jpgEl asunto es que un año se ve muy lejos en el horizonte, pero hacia atrás un año dura lo que dura aproximadamente una semana…. o una sesión de rodillo, aunque estas realmente duran una vida.
Las intenciones eran buenas, los inicios tb, pero la cantidad de viajes, el incremento de trabajo, querer mantener desde el principio un contacto continuo con Violeta y algún que otro percance me hicieron perder multitud de sesiones de entrenamiento de las pocas que tengo planificadas.
Hace una semana estábamos en Rothsee, Pilar, Violeta, Marisa y Óscar en la auto caravana y comentábamos como pensábamos que nos podría ir. Yo insistía en que bajar de 9 horas lo veía fácil, pero no tenía la confianza necesaria para bajar de 8:50′, quizá la caída en el Irontour de La Vila, quizá las escasas 2 sesiones semanales de natación, la poca bicicleta realizada durante el año,….. El tema es que “no me veía”. Si veía a Óscar más cerca de 9:30 que de 10:00. Soy bastante objetivo a la hora de prever tiempos, tanto para mi como para el resto.
comiendo papillasLos días en Rothsee transcurrieron muy tranquilos, como unas vacaciones de relax en un crucero, como me gusta pasar esos días, atento a lo que me va diciendo mi cuerpo, pero un tanto ausente y desconectado, evitando el estrés que me pueden generar estas citas, evitando hablar de recorridos, sensaciones, salidas y llegadas.
Rothsee esta a escasos 10′ a pie de la salida de la prueba. Es perfecto dormir allí porque la salida es a las 6:30 y, de estar más lejos, debes programar con cautela como llegar ya que la cantidad de gente que convoca este evento es inmensa.
Nos levantamos el sábado a las 4:00 de la madrugada, con frío intenso. Desayuné casi lo de siempre, evitando aquellos alimentos que, aun siendo habituales para mi me pueden generar algún problema digestivo. No hay mucho, sólo evite tostar el pan, el resto lo de siempre: café aunque con leche sin lactosa (no de almendra como hago en casa), tortilla francesa, pavo un poco de zumo y una naranja.
Salimos los 5 hacia el canal en el que se sitúa la T1. Pilar llevaba a Violeta en un gran pañuelo porta bebés. Estábamos tranquilos, pero Óscar y yo andábamos con la cabeza llena de pájaros con tiempos, estrategias nutricionales, rezando para no tener problemas…. Lo que siempre nos pasa a todos.
todo preparadoRoth da respeto, es una prueba con mucho nivel y, aunque las salidas sean parciales y se eviten así las aglomeraciones, todos sabemos que los que hay alrededor “andan” como mínimo como uno mismo, sino más.
Nos calzamos el neoprenos y nos dirigimos al agua. En la entrada coincidimos con M. Blanchar con el que intercambiamos algunos comentarios. Como siempre, siempre que llego a tiempo, me sitúe con el extremo abierto, justo en el límite del canal, en primera línea, con el fin de evitar golpes y gasto de energía innecesario. Rápidamente me vi rodeado de gente hablando español. Eran Codi y Pomar, Óscar estaba un poco más atrás. Charlamos, nos deseamos mucha suerte y …… MEEEEEEEK!!! Salida!
Comencé a nadar por encima de mi ritmo, con ganas pero algo nervioso. La casi ausencia de competición de este año no me ha dejado familiarizarme con estas situaciones. A los 200-300m empiezo a hiperventilar, siento algo de ahogo y decido hacer de braza uno segundos. Luego sigo nadando con normalidad. Después de la prueba Codi me comentó que el estaba haciendo lo mismo a unos metros de distancia a mi izquierda. Casualidades!
la fotoPoco a poco fui cogiendo ritmo y pasando a quienes habían empezado demasiado fuerte hasta que vi que no progresaba. Siempre ocurre igual, y siempre reacciono de la misma manera cambiando de estrategia. Miro a ver si hay algunos pies alcanzables o si viene alguien dándome alcance. Vi un poco adelantados unos pies y me lance a por ellos. Fui nadando a pies unos minutos y baje el pulso. Nadando por el exterior iba viendo a la gente animando…. Y de repente Pilar con Violeta y Marisa! Aprovechando una brazada les saludo con la mano y ellas ven mi frondosa perilla vikinga. Pilar y Violeta me van acompañando por el margen del canal, una pasada tenerlas tan cerca. Advierto que un nadador progresa rápidamente por mi izquierda y salto a sus pies (me estaba relajando demasiado recreándome en mis bombones). Rápidamente dejamos atrás mis antiguos pies y empieza andar a otros triatletas, “saltando” de un grupo a otro, zigzagueando por el canal para coger todos los pies y progresar. Yo, algo justo, tiro detrás.
Salimos del agua con 58′, mala natación, pero salvo los muebles.Transición rápida, sólo me quito el neopreno, me pongo el casco, el dorsal y “tiro”. Sobre la bici, aunque empiezo fuerte, tengo muchas dudas. No me veo fino, pero no me queda otra que apostar por mi.

Voy progresando, pasando a mucha gente, tirando constante y fuerte, pero sin perder el aliento.
Sobre el km 35, paso a Pomar, animo y sigo. Luego alcanzaría a Codi. De nuevo animo y sigo. Voy pasando profesionales, dorsales entre el 1 y el 50. Hay algún grupo de edad, como yo, pero son escasos. Me pasa algún avión y lo dejo marchar.
Ruedo solo, con algún triatleta enganchado a mi chepa, pero a mi ritmo. En el km 70-75 me alcanza el dorsal 31 y se va. A los pocos kms lo alcanzo en una ligera pendiente hacia abajo y me voy. En la siguiente rampa me vuelve a alcanzar y lo pierdo de vista. De nuevo, unos pocos kms después lo pillo en un llano y un poco más adelante me pasa y se va de nuevo. Yo con su referencia y el con la mía, rodando hasta a 50m el uno del otro, llegamos a la T2. Me he tomado casi todos los geles, unos 12 de 226ERS dentro de un bidon, el bidón de Energy DRINK con 2 cápsulas de sales y 2 cápsulas de sales, SALTS-Electrolyte.
biciEstoy entero, aunque algo cansado. El pie derecho lo llevo algo adormecido, las Northwave que le compré a Nico Ward en el 2010 deben ir directamente de la bici a la basura, creo que han dado todo lo que tenían dentro y mas, venían bien enseñadas 🙂
El crono es fabuloso, 4h42′!!! La TREK Speed Concept 9.9, el CATLIKE aero y mis patas han hecho su trabajo. No me duele el cuello, ni los riñones, tampoco los hombros. Estoy algo algo aturdido por los nervios que me provoca soltar ya mi cabra e introducirme en un sector en el que puedo ser tan fuerte como un TOP TEN o me puede tocar agachar la cabeza como en Hawaii 2011 e iniciar una penosa marcha a pie hasta meta. Se que corriendo como el año pasado puedo conseguir la marca de mi vida.
Es una sensación conocida, emocionante, estimulante y arriesgada. He quemado cartuchos sobre la bici, no se cuantos llevaba exactamente, luego no se los que me quedan. Se que he guardado alguno, pero he tirado fuerte, he arriesgado buscando mis límites y ahora estoy de nuevo fuera de mi zona de confort.
En la T2 pierdo algo de tiempo por un pequeño despiste con la ropa y salgo rápido. Sé que tengo que jugármela, como he hecho desde que me he subido en la bici. Sé que lo pasare mal. Sé que puede no salir bien. Sé que puedo correr por debajo de 3h esa maratón. Se que “el dolor solo duele” y si hay algún momento en el que eso pueda tener más sentido que nunca es ahora.
Corro fluido, suelto, rápido, moviendo las piernas ágilmente y apoyando perfectamente en el metatarso. La frecuencia de zancada es la que me va bien, cerca de 180 pasos por minuto. Voy marcando los primeros kms a ritmos por debajo de 4’/km, pero siento que hoy no será mi día. Poco a poco voy bajando el ritmo, subiendo los tiempos y no el km 6 la media de ritmo es de 4’/km…. empezamos mal, pero no me queda otra que apretar los dientes, agachar la cabeza y seguir. Voy pasando poco a poco a otros triatletas, de nuevo dorsales “pequeños”. Voy de subidón, manteniendo el tipo, pero con dudas.
La media maratón la paso en 1h28′, CHUNGO, no tengo margen de error y “no me veo” en el sitio. Los kms siguen cayendo y mi ritmo bajando. Soy consciente de que voy a estar muy justo, que aún puedo estar por debajo de 8:50, pero me estoy comiendo el colchón que había generado sobre la bici. Ya sobre el km 30 sigo pasando a triatletas que parece han cavado un pozo algo más profundo que el mío.
Desde el km 35 hasta meta es un calvario. Ha estado haciendo viento todo el recorrido a pie, y ha lucido el sol, lo que se traduce en que contra el viento me he ido desgastando persiguiendo un ritmo que hoy no me pertenecía y, con viento a favor, se me han ido secando las pocas neuronas que aún me funcionaban. Siento como fuera a escupir algodones!!! Los avituallamientos, bien situados, parece que no llegan nunca y he ido parando para meterme todo el líquido que he podido en la boca.
metaLas subidas y bajadas cercanas a metas se me atragantan y ya en Roth me pasa el dorsal 31 con el que realice la bici y un podium femenino. Las rodillas me duelen como nunca lo han hecho. el dolor de pies me ha obligado a pisar mal en los ultimos kms y mis rodillas son bastante sibaritas, parece que solo vayan bien si piso de meta.
Ahora se suceden los giros, se que queda muy poco, pero no llego…. Ahora si! Encaro la alfombra y bajo, aún más, el ritmo para intentar ver a Pilar y la veo. Me da a Violeta y intento trotar, pero me da miedo de que entre la moqueta, mis piernas temblorosas y el peso de mi bombón me pasen lleven al suelo y pueda hacerle daño. Camino, consciente de que perderé algunos segundos y que me puede pasar un triatleta que me lleva persiguiendo desde el km 30, y así es. Violeta se asusta y se pone a llorar, pero la voy consolando, diciéndole tonterías para que se calme y lo consigo.
Cruzo la meta con algo más de 8h52′, contento, emocionado, pero no satisfecho. Le cuelgan a Violeta la medalla de Finisher, su primera medalla IM. Veo a Pilar, le paso a Violeta y le comento mi insatisfacción.
meta ordenadorEn postmeta pude disfrutar durante unos minutos de la compañía de Pomar y Codi, inseparables, y de Óscar, quien ha logrado su SUB10 obligadamente, aunque no esta contento con su maratón.
Cerveza, salchichas y hasta pizzas y dulces se sucederían en las horas y días posteriores.
De vuelta a casa tengo sentimientos enfrentados. No estoy satisfecho, pero he tenido algunos contratiempos en mi preparación física ademas de algo de estrés. No quiero preparar otro larga distancia “ya”, pero si tengo ganas de competir de nuevo. Antes tenía la sensación de que podía mejorar mi marca en distancia Ironman, pero ahora lo sé, estoy seguro. Sé que tengo que ir a por ello y que, para lograrlo voy a tener que trabajar más duro de lo que este año lo he hecho. Me he situado en mi zona de confort y sólo he salido de ella eventualmente. Ahora tendré que situarme fuera de esta zona, en una zona de riesgo, esfuerzo, sacrificio, soledad, perseverancia, humildad, autocrítica, dolor y placer de forma permanente. Me tengo que preparar para ello porque el baile no tardará mucho en empezar y los objetivos no son sencillos.
portadaAgradezco la colaboración de Match1, Trek Store Alicante, Catlike, Lurbel y ON Running Shoes. A Miguel Cayuela por echarme una mano en todo lo que ha podido y mas. Agradecer a Ximo Rubert, a Josera y al resto de componentes del ETC-A300W, por permitirme formar parte de su prestigioso club que, aunque no comparta con ellos muchas horas, hace que me sienta unido a mis raíces. Al 226ERS-TEAM por apoyarme, permitirme algunas licencias, o todas, con la flexibilidad de mis horarios y por creer en mi, especialmente a Nando Coderch, por hacerme sentir especial y ponerme en “órbita” con gente que realmente si lo es. A Moi y Óscar, por compartir sus inquietudes conmigo y …. soportar mis silencios en el grupo Whatsapp. A mi querido entrenador, Alfonso Martinez, que cada día me conoce más, es crítico con mis resultados y exigente, pero cada día confía más en mi. Como no a mi familia que empiezan a entender que los pájaros que tengo en la cabeza, no siendo los mismo que ellos tienen, son igualmente válidos. Y a Pilar por hacerme tan feliz como soy, estar siempre a mi lado y llenar mi vida como lo ha hecho.
Próximos objetivos? Próximos mapas? Ya están elegidos, falta dibujarlos, buscar un equipo que quiera acompañarme y comenzar a recorrerlos para llegar a ellos. Alguien pensaba que esto acababa aquí? Esto solo ha servido para que tengas más ganas de seguir

Entrada en meta. Challenge Roth 2013

A %d blogueros les gusta esto: