Con la mirada puesta en 2016 sin haber “empezado” 2015

Llevo un par de temporadas, especialmente esta ultima en la q parece q “me ha mirado un tuerto”. Antes de Navidades todo iba sobre ruedas aunque pronto se torcería. Un descuido en la bici me provocó un resfriado que me llevó con fiebre a correr la media maratón de Santa Pola.

IMG_2081

Poco después, en la Costa Blanca Bike Race, sufrí una caída que me fastidió las costillas y me dejó sin nadar y casi sin correr cerca de 1 mes, lo que unido a semanas de estancias fuera de España en viajes de trabajo, complicaba el inicio de la temporada.

Cuando pensaba empezar a forzar la máquina, aun sin arrancar, suspendieron el PURE 113 de Canet y días después el IRONCAT, con lo que no podría competir hasta el IM de Klagenfurt.

A 6 semanas de Klagenfurt, cuando empezaba a notarme seguro a pié, en bici estaba fuerte, sufro una rotura de soleo-gemelo que me tiene sin correr hasta la prueba.

Sabiendo que el IM está “perdido”, salgo en la Quebranta Huesos, a 1 semana del IM Klagenfurt. En QH, aunque guardé un poco por si “sonaba la flauta” en Klagenfurt, me quedé a gusto, con un tiempo de 6h20´para mi suficiente.

DCIM100MEDIA

El Klagenfurt, tocado por la QH, la bici no salió nada bien. Sin fuerzas en todo el recorrido y con fuerte dolor como de agujetas en el glúteo izquierdo desde el inicio salir a intentarlo, aunque guardando para poder correr una maratón después 6 semanas sin correr nada en absoluto (bueno si, 40´en total en todo ese tiempo). Finalmente, tras pequeños avisos dolorosos en el gemelo y pasados 14 kms de la carrera a pié, decidí abandonar para poder preparar IM VICHY con garantías.

Lo “mejor” de todo es que, cuando retomo los entrenamientos puedo correr con cierta regularidad y normalidad, pero me vuelvo a romper. Los médicos que visito recomiendan parar para evitar una intervención quirúrgica. Me dicen claramente que empiece a pensar en 2016 y me olvide de 2015.

IMG_1380

Así es como vienen las cosas y como hay que tomarlas.

Aún con todo esto no puedo dejar de pensar en lo afortunado que soy y los buenos momentos que he podido disfrutar de la temporada 2015 que doy por finalizada en lo deportivo.

Empecé la temporada con un par de visitas inesperadas Ivan Raña. Me quedó claro porque es el ídolo y referente de muchos triatletas y deportistas. Luego unos días en Madrid con Ivan Álvarez, su encantadora familia y la fantástica gente que le rodea (Sevillano, J. Nuñez…). Tener a I.Alvarez como pareja en la Costa Blanca Bike Race y la estancia en Klagenfurt en su compañía fueron un lujo. Los buenísimos momentos que hemos pasado también en Klagenfurt con Marisa y Oscar, a los que consideramos parte de la familia, y los fines de semana en los que solemos coincidir cada año con ellos. Moi Vidal, su pasión por el tri, su afecto…. y los wasaps de nuestro pequeño grupo formado por Oscar y yo, “Golden Gay” (ahora mismo me están llegando sus mensajes).  El campus de Ciro Tobar en Benidorm al que acudí por segundo año a intentar dejar de pensar en trabajo y pasar unos días con un grupo de personas excelente chafando los pedales. La siempre estimada ayuda de mi entrenador al que considero como más que eso, ALFONSO MARTÍNEZ. El apoyo que hemos recibido y recibimos continuamente en 226ERS de deportistas que son referentes personales como Pedro Nimo, Carles Castillejo, Ciro Tobar, Aimar Agirresarobe, Ivan Pastor, Juan Nuñez… y tantos otros que hacen que el día a día sea lo más parecido a un sueño. La empatía de la gente con la que trabajo, su dedicación e implicación en el proyecto 226ERS. La vinculación de profesionales a este mismo proyecto, también apasionados del deporte, como Guillermo Olcina su equipo y otros tantos profesionales más. Y como no el apoyo de marcas y sus distribuidores en España que, pese a lo ocurrido, me han seguido apoyando como CANYON SPAIN, y SPORT MED mediante las marcas que distribuyen, INOV8, DMT, URSUS y RUDY PROJECT.

IMG_1922

Son don años malos en lo deportivo. Dos años que no me han llevado a ninguna parte más que a generar dudas al respecto de mi rendimiento y mis limites. Dudas que unidas a mis 41 años generan en mi algo de ansiedad por pensar que el techo al que quería haber llegado está cada día más lejos y ya se me antoja inalcanzable.

Sé que debo pasar página, o mejor, cerrar un capítulo como ya hiciera en 2001 e iniciar una nueva etapa como pasó en 2006. Un nuevo camino en el que debo realizar algunos cambios necesarios ya que la familia, afortunadamente, crece y también crece la empresa, no se si afortunadamente o no. También sé que algunos de los cambios van a suponer mucho esfuerzo y constancia, no van a estar exentos de pesar, pero son totalmente necesarios si quiero lograr mis metas.

Todo esto no hace más darme fuerzas para seguir empeñado en conseguir esos sueños que aún en horas bajas sigo teniendo y me siguen motivando. Hoy mas que nunca, esta frase que un día hace 4 años brotó en mi cabeza, cobra más sentido. “FEED YOUR DREAMS

IMG_2119

A %d blogueros les gusta esto: